martes, mayo 21, 2024
Banner Top

REFLEXIÓN:

Si la Iglesia es “casa del testimonio”, comprendemos que la necesidad de testigos es necesaria cuando se desarrolla un proceso judicial. El evangelio de Juan indica que a lo largo de la historia se lleva a cabo un proceso inmenso en el centro del cual está Jesús -la verdad de Dios- y durante el cual la comunidad de los creyentes es constantemente llamada a estar, como testigo, de parte de Jesús, de parte de Dios, de ese rostro de Dios que Jesús ha dado a conocer. Nuestra comunidad debe hacer visible ese rostro con sus propias obras.

Bajo este punto de vista es útil volver a la primera lectura (Is. 61, 1 – 2a. 10-11), donde el Espíritu Santo que irrumpe en el profeta y, luego, en Jesús se derrama ahora sobre la Iglesia. Pero debe estar atenta a «no apagarlo», como indica san Pablo (1Te 5,16-24). El Espíritu reviste a la Iglesia con un «manto de justicia», la capacita para que hable de Dios con las obras, para anunciar la buena noticia a los pobres de hoy día. Capaz de «vendar los corazones desgarrados»: debemos esforzarnos por sanar los corazones con una curación que no tiene nada de milagroso sino que requiere paciencia como herida que sólo cicatriza con el tiempo.

Otra de nuestras tareas es «proclamar la libertad de los cautivos prisioneros», recordando que hay esclavos evidentes y otros latentes, pero no menos graves, por liberar. Finalmente estamos llamados a «proclamar un año de misericordia»: es necesario que comprendamos cómo nuestro tiempo -con frecuencia salpicado por el mal- debe mirarse con respeto y con espíritu de discernimiento como la ocasión de gracia que el Señor nos brinda.

Con la comitiva del Mesías-esposo revestido de justicia nace en nosotros la solidaridad, el compartir, hace estallar en nosotros ese gozo que no es verdadero si no es compartido. Sabemos bien que nunca estaremos a la altura de este programa de justicia y fraternidad, pero el recurrir continuamente al que es esposo y luz permitirá que la fuerza de la caridad no se debilite en nosotros.

Banner Content
Tags: ,

Related Article

2 Comments

María Beatriz Hernández García 23 de diciembre de 2020 at 11:37

Felicidades por la revista Ángelus me ayuda a reafirmar mi Fe y ser copartícipe de los acontecimientos en la iglesia particular de Puebla

    Angelus 25 de diciembre de 2020 at 21:07

    Saludos Bety
    ¡Dios te bendiga!
    ¡Muy Feliz Navidad!

Leave a Comment