martes, abril 16, 2024
Banner Top

“El grito de la paz” para que ganen los tejedores del diálogo

Por: Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano.

Inaugurado, este domingo 23 de Octubre, el encuentro internacional organizado por la Comunidad de Sant’Egidio. Entre los discursos de la reunión inaugural figuran los del presidente italiano Sergio Mattarella, el jefe de Estado francés Emmanuel Macron y el cardenal Matteo Zuppi.

Hoy martes 25 de octubre, el Papa acudirá al Coliseo para rezar por la paz.

La oración es la fuerza de la paz”. Estas palabras, pronunciadas por el Papa Francisco en el Ángelus, resonaron en la jornada inaugural del encuentro internacional de oración por la paz de las religiones del mundo organizado por la Comunidad de Sant’Egidio en Roma. El Papa, como recordó el mismo Pontífice, acudirá el martes 25 de octubre al Coliseo “para rezar por la paz en Ucrania y en el mundo, junto con los representantes de las Iglesias y Comunidades cristianas y de las religiones del mundo”. Es una de las citas más importantes de este evento centrado en el tema “El grito de la paz” inaugurado, ayer en la tarde, en el Centro de Convenciones “La Nuvola”.

En el espíritu de Asís

Han pasado 36 años desde la oración por la paz convocada por Juan Pablo II en Asís. “La paz”, dijo el Papa Wojtyła el 17 de octubre de 1986, “es una obra abierta a todos” y es “una responsabilidad universal”. En esta época marcada por múltiples conflictos, incluido el de Ucrania, la obra de la paz necesita tejedores de diálogo, constructores de puentes de reconciliación. Representantes de las grandes religiones del mundo, personalidades del mundo de la cultura, de la sociedad civil y de la política participan en el evento que se prolongará hasta el 25 de octubre. Todos juntos en Roma para hablar de la paz.

Mirando más allá

El encuentro fue moderado por Kieboom Hilde, vicepresidente de la Comunidad de Sant’Egidio: el evento de este año, dijo, tiene un profundo significado si miramos a Europa, donde se ha abierto “la herida de la guerra en Ucrania”, y al mundo sacudido por dramáticos conflictos.

“El Grito por la Paz” se abrió con el discurso de Andrea Riccardi, fundador del movimiento internacional nacido en 1968, tres años después de la clausura del Concilio Ecuménico Vaticano II. Este evento -dijo- “no es un laboratorio a puertas cerradas” sino una ventana “frente a los escenarios del mundo” y frente a la guerra. Aun así, añadió, “no vemos una salida”: este mundo global, en el que la carrera armamentística no cesa, favorece que los conflictos “se hagan eternos como en Siria”, donde los jóvenes sólo han visto tiempos de guerra. Pero también son días de oración. La oración es “hermana del grito de dolor”.

Al repasar la historia del encuentro internacional de oración por la paz, Andrea Riccardi destacó que “Asís fue una visión inspiradora”, un mensaje que preparó el camino de la globalización en un destino común, pero en la diversidad. “El diálogo – añadió – crece en la amistad, en la oración. Precisamente la escucha y el diálogo son las estructuras fundamentales de las religiones: el diálogo con Dios, con los textos sagrados, con los hombres y las mujeres. Atrás queda “la generación de la Segunda Guerra Mundial y la Shoah en un mundo fácil de olvidar”. Lo que se necesita es “una visión de paz frente a los pensamientos cansados y resignados”. La esperanza, observó finalmente Riccardi, comienza “con el rechazo de una lectura preconcebida del presente: debemos mirar más allá”. Cuando las mentes y los corazones se abren, “nacen formas de responder al grito de paz”.

La paz necesita valor

El encuentro internacional de oración por la paz continuó con un discurso del Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella. “El reto es siempre el mismo: lograr con perseverancia caminos de paz, mediante un compromiso colectivo de la comunidad internacional que valore el diálogo, las negociaciones, el uso de la diplomacia en lugar de las armas”. “Es un trabajo agotador, que requiere cuidado y paciencia, porque la paz sólo es tal si trae consigo el antídoto contra el estallido de nuevas guerras, si es sostenible en el tiempo y ampliamente compartida”. Es un compromiso que invoca la contribución de cada individuo para que “el grito de la paz” se extienda con una fuerza siempre nueva. Por eso estamos hoy aquí, en tantos, de tantas partes del mundo”.

“La paz – dijo el presidente italiano – es un proceso, no un momento de la historia: necesita valor, determinación, voluntad política y el compromiso de los individuos. La labor de las religiones y de sus líderes en este sentido es fundamental, partiendo del recordatorio de que “hombres y mujeres son hijos del mismo cielo”. “La paz no puede lograrse exaltando la guerra y la voluntad de poder. Porque la paz es integral o no existe”.

El mandatario italiano agregó que “más que nunca, en este momento, necesitamos un multilateralismo eficaz. En este empeño común, junto a las instituciones internacionales y los Estados, la contribución de todas las expresiones de la sociedad es cada vez más importante”. “En Ucrania como en cualquier otro lugar, tenemos que volver a tejer los hilos de la humanidad”, dijo, porque no podemos resignarnos “al tormento de las guerras interminables”. “La desafortunada guerra emprendida por Rusia -subrayó finalmente Mattarella- representa un desafío directo a los valores de la paz, pone al pueblo ucraniano en grave peligro cada día, afecta al pueblo ruso y genera consecuencias dramáticas para el mundo entero. Esa agresión perturba las normas, los principios y los valores de la vida internacional”.

La paz no es la ley del más fuerte

Tras el presidente italiano, tomó la palabra el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron. “En este momento sólo se habla de ‘victoria’, de ‘derrota’, aceptar que estamos tan fuera de tiempo y hablar de paz es algo grande. Y por eso he venido hoy”. No permitamos -añadió- que la paz quede hoy en manos del poder ruso. La paz hoy no puede ser la consagración de la ley del más fuerte ni el alto el fuego que definiría un estado de cosas”.

El presidente francés recordó entonces que “los ucranianos luchan para resistir, para defender su libertad, para defender sus fronteras, su territorio y su soberanía nacional. Pero una paz es posible, es la que ellos decidan, cuando la decidan, y que respete sus derechos como pueblo soberano”. “Esta guerra -siguió subrayando Macron- implica a una potencia que posee un arma nuclear. Nada justifica esta guerra, nada explica esta guerra”. “Me he esforzado durante estos años por dialogar con el Presidente Putin”. ”

Esta guerra”, afirmó el jefe de Estado francés, “es el resultado de un nacionalismo exacerbado”. Un nacionalismo “alimentado por el poder ruso que se alimentó de la humillación que supuso la destrucción del imperio soviético”. Si queremos estar a la altura del grito de paz, “debemos asegurarnos de luchar contra la humillación, contra las formas de resentimiento”, explicó Macron. El presidente francés reveló finalmente que mañana entregará al Papa Francisco el libro del filósofo Immanuel Kant titulado “Por la paz perpetua”. Hace falta mucho valor, concluyó Macron, para querer la paz, recuperarla y mantenerla. “Construir la paz significa siempre aceptar la visión del otro”. “Tenemos que vivir siempre en la frontera de la paz”.

El testimonio de una mujer ucraniana

Durante el encuentro internacional de oración por la paz, también resonó el testimonio de Olga Makar, periodista especializada en temas sociales y responsable del movimiento Jóvenes por la Paz de la Comunidad de Sant’Egidio, en Ucrania. “El 24 de febrero me desperté con el sonido de las explosiones. Lo que parecía imposible estaba ocurriendo: la guerra había estallado. En los últimos meses hemos escuchado muchas historias dramáticas y el luto se ha convertido en la norma”.

La pregunta que todo ucraniano se hace hoy en día es la siguiente: “¿Cómo vivo ahora? La respuesta, dijo Olga Makar, es más que una esperanza: “Nuestros hogares están destruidos, pero nuestro amor, nuestra solidaridad, nuestros sueños no pueden ser destruidos”. Muchos han encontrado en la ayuda a los demás una respuesta a la guerra. La Comunidad de Sant’Egidio ha asistido a la población desde los primeros días. Paso a paso, reconstruimos la paz que se rompió”. Un día, Olga Makar dijo finalmente: “esta guerra terminará”.

Tejiendo una red

El cardenal Matteo Zuppi, arzobispo de Bolonia y presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, destacó que la red construida por la Comunidad de Sant’Egidio permite a muchos elegir la paz y el diálogo. “La paz – dijo el cardenal – es un asunto demasiado importante para ser confiado a unos pocos y nos concierne a todos”. “Nadie aquí está parado en su compromiso con la paz. Al menos debería serlo”. Ahora “se oye hablar demasiado de rearme”.

“Luchemos contra la pandemia de la guerra como luchamos contra la pandemia de Covid”. La encíclica “Hermanos todos”, explicó el arzobispo de Bolonia, es “nuestro esperanto”. “No puede haber paz en el corazón del hombre que sólo busca la paz para sí mismo”. El diálogo es el camino de la paz”: no confunde al agresor y al agredido, sino que busca interrumpir la lógica implacable de la guerra. No hay que caer en la trampa del engaño: la guerra es siempre un fracaso. Y como dijo el Papa Francisco, recordó finalmente el cardenal Zuppi, es una derrota frente a las fuerzas del mal.

Una obra por construir

La paz es también un camino, un testimonio. El Gran Rabino de Francia, Korsia Haïm, destacó que “la paz es siempre una esperanza, un horizonte, una llamada. Debemos volver a lo esencial: lo que compartimos en todas las religiones, explicó el Gran Rabino de Francia, es que la oración más bella es “la obra de nuestras manos”. Y la paz es una obra que debemos construir. Clamar por la paz, subrayó, significa también tener el valor de abandonarlo todo para dar testimonio de la paz. Nuestro grito de paz, dijo finalmente Korsia Haïm, debe “cubrir el ruido de las armas”.

La paz es sabiduría

La asamblea inaugural del encuentro internacional de oración por la paz de las religiones del mundo, organizado por la Comunidad de Sant’Egidio, concluyó con un discurso del Secretario General de la Liga Islámica Mundial, Shaykh Muhammad bin Abdul Karim al-Issa. “Nosotros, como creyentes, invocamos a Dios cada día para que la paz prevalezca y los hermanos vuelvan a abrazarse”, dijo. “Cuando surgen divisiones en el mundo, se crea un vacío en el que germinan ideas negativas, que a veces conducen a decisiones de extrema gravedad”.

“Todos queremos el diálogo, pero que sea un diálogo tranquilo y fructífero. Debemos construir puentes”. Es imperativo – dijo finalmente el Shaykh Muhammad bin Abdul Karim al-Issa – que la sabiduría pueda descender a la realidad”. “No hay ningún contraste que no tenga solución: todas las pretextos pueden encontrar un remedio”. El único ganador real “es la lógica de la sabiduría”.

Banner Content
Tags: , , , , , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment