lunes, mayo 27, 2024
Banner Top

El país más pequeño del mundo con un gran aporte espiritual y cultural

Por: “Angelus” El Mensajero

semanarioangelus@gmail.com

El Estado de la Ciudad del Vaticano nació con el tratado de Letrán, firmado entre la Santa Sede e Italia el 11 de febrero de 1929, ratificado el 7 de junio del mismo año. Su personalidad como Estado soberano de derecho público internacional, diverso de la Santa Sede, es universalmente reconocida. Es el país más pequeño del mundo, le siguen Mónaco y Nauru. Es tan pequeño que sólo la Basílica de San Pedro ocupa el 7% de su territorio.

El emperador romano Calígula (37-41 d.C.) mandó construir allí un circo privado con jardines adyacentes, donde tuvo lugar el martirio de muchos cristianos de Roma en la época del emperador Nerón (54-68 d.C.). En la parte Norte del circo, en una necrópolis situada a lo largo de un camino secundario, fue sepultado san Pedro; en ese mismo lugar, el emperador Constantino levantó una grandiosa basílica entre los años 324 y 326, que en los siglos XVI-XVII fue reemplazada por la actual.

 

Ubicación

La Ciudad del Vaticano está situada no lejos de la orilla del río Tíber, en Roma, sobre un modesto altozano que forma parte de la Colina Vaticana.

El territorio del Estado, que abarca una superficie de 44 hectáreas, está delimitado en parte por unas murallas y llega hasta el límite de la Plaza de San Pedro, donde una franja de travertino en el pavimento hace converger las extremidades de las dos alas de la columnata, y delimita el confín del Estado. El acceso a la Plaza es libre y, aunque forma parte del territorio de la Ciudad del Vaticano, está sujeta al control de la policía italiana.

Se puede acceder a la Ciudad del Vaticano a través de cinco entradas que se encuentran custodiadas por la Guardia Suiza Pontificia y el Cuerpo de la Gendarmería del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Debido a las reducidas dimensiones del territorio de la Ciudad del Vaticano, muchas entidades y oficinas de la Santa Sede están situadas en inmuebles de la ciudad de Roma.

 

Población

La población del Estado comprende aproximadamente 800 personas, de las cuales, más de 450 gozan del derecho de ciudadanía vaticana; el resto están autorizadas a residir en él, temporal o permanentemente, pero sin derecho de ciudadanía.

 

Bandera

La bandera pontificia o de la Ciudad del Vaticano está formada por dos campos verticales de color amarillo (a la izquierda) y blanco, teniendo en el centro las llaves cruzadas con la tiara sobrepuesta; el asta está rematada por una punta de lanza adornada con una escarapela de los mismos colores de la bandera y con una franja dorada.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Gobierno

El Jefe del Estado es el Sumo Pontífice, que tiene plenos poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Durante el período de sede vacante, dichos poderes son ejercidos por el Colegio de Cardenales.

 

Servicios

La ciudad cuenta con servicios como: correo, telégrafo e impresión de estampillas; centro televisivo, farmacia, un pequeño supermercado, limosnería, además de servicios de caridad como comedor, dormitorio y duchas para indigentes.

 

Instituciones

La Ciudad del Vaticano cuenta con instituciones como: un observatorio astronómico, la filmoteca Vaticana, Radio Vaticana, el periódico L’Osservatore Romano, la librería y editorial vaticana, Oficina de prensa, la Biblioteca apostólica, el Archivo Secreto Vaticano, la Academia Pontificia de las ciencias, un camposanto teutónico, entre otras.

 

Monumentos y jardines

Existen edificaciones muy importantes, como el Palacio Apostólico, el Gobernatorato, la gran Aula Paulo VI, la sala del Sínodo, la Casa Santa Marta, donde actualmente vive el Papa Francisco; el Convento Mater Ecclesiae, donde vive el Papa emérito Benedicto XVI; además hay una estación de trenes y un helipuerto.  Sin embargo, son tres los monumentos principales: la Basílica de San Pedro, los jardines vaticanos y los Museos Vaticanos, por los cuales se tiene acceso a la famosa Capilla Sixtina. En esta ocasión mencionamos sólo los jardines, los cuales son el lugar de descanso y meditación del Romano Pontífice desde 1279, cuando el Papa Nicolás III (Juan Gaetano Orsini, 1277-1280) trasladó la residencia papal del Laterano al Vaticano. En el interior de las murallas que mandó levantar para defender su residencia, el Papa mandó plantar árboles frutales, un prado y un verdadero jardín, que cubre casi la mitad de las 44 hectáreas de extensión del Vaticano.

 

Fuente: vaticanstate.va

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment