martes, mayo 21, 2024
Banner Top

¡RECICLA TU ÁRBOL!
Por: Alba Juárez Amador

El colocar un árbol de Navidad en los hogares es una tradición de hace muchos siglos, los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban “sostenidos” pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el “dios Odín”. En cada solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida, le rendían un culto especial.
La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol, bailaban y cantaban adorando a su dios.


Cuando inicia la evangelización cristiana en esas tierras, fue San Bonifacio, quien lleva la Buena Nueva a Alemania e Inglaterra, y al ver estas costumbres habló a las personas sobre Jesús y tratando de usar esas costumbres de ellos, lo que hizo fue cambiar el árbol que representaba al dios Odín, y sugerir usar un pino, pero ahora como símbolo del enorme amor de Dios, para llamar la atención de niños y grandes, se le ocurrió adornarlo, y cuentan que usó manzanas y velas, dándoles un simbolismo cristiano: las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; mientras que las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador.
Este hecho fue muy bien recibido y se difundió por toda Europa en la Edad Media, hasta que con el tiempo llegó a América.
Poco a poco, la tradición fue evolucionando: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trajo al mundo.
También se suele adornar con diversas figuras el árbol de Navidad. Éstos representan las buenas acciones y sacrificios, los “regalos” que le daremos a Jesús en la Navidad.
Para aprovechar la tradición se nos invita a adornar el árbol de Navidad a lo largo de todo el Adviento, así puedes ir colocando cada una con una oración o un propósito.

Se acostumbra poner una estrella en la punta del pino que representa la fe que debe guiar nuestras vidas, ésta la podemos colocar el día de Navidad, recordando la venida de Jesús.

Pero si tu árbol es natural ¡No lo tires! Aún puede ser útil y así evitamos que termine abandonado en la basura o en la calle y ayudamos al medio ambiente.

Cada uno de estos árboles puede reciclarse y convertirse en composta que será utilizada como abono para futuras reforestaciones, y ¡no es lo único! también pueden usarse para artesanías, mezclas orgánicas o incluso como material de jardinería.
Incluso hay muchas personas que cuentan con el espacio para guardarlo y arreglarlo para usarlo el próximo año en modo seco.

Te recomendamos acudir al centro de acopio más cercano y participar con acciones que ayuden a mejorar nuestro medio ambiente, nuestra casa común.

Banner Content
Tags: , ,

Related Article

No Related Article

0 Comments

Leave a Comment