sábado, mayo 27, 2023
Banner Top

8 de marzo del 2021.

Información: CEM

 

 

Hoy, en el día de las mujeres comparto dos pensamientos desde la Iglesia, inspirados en ellas.

El tema de la mujer es un tema pendiente, que el COVID-19 no ha alcanzado a catapultar en la Iglesia, a mi juicio, más allá de su papel como laica. Algunos señalan que, según el Evangelio de Juan, fue María Magdalena la primera testigo de la Pascua (Jn 20,11-18). De hecho, es venerada con razón como apóstol de los apóstoles. Ella sacudió y despertó a los lánguidos, resignados y angustiados apóstoles. Esto se ajusta perfectamente a la imagen que Edith Stein (Teresa Benedicta de la Cruz), desarrolló sobre el oficio y la misión de la mujer en la Iglesia: Cristo las ha llamado a una íntima unión consigo, «como mensajeras de su amor, llevando el anuncio de su voluntad, a apóstoles, a reyes y a Papas, como precursoras de su soberanía en el corazón de los seres humanos.

Repensar el vacío en la Iglesia: el vacío en las Iglesias de este tiempo de pandemia, debe ser llenado y contrarrestado, dando plenitud de sentido en las vidas de las personas. El vacío vivido en las Iglesias, debe ser ocupado por la presencia activa de sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos, en los albergues, asilos, hogares, y sobre todo en las vidas heridas y sufrientes de cada familia y de cada persona.

Este vacío en los templos, nos recuerda la escena del sepulcro vacío, y ello, debe lanzarnos con ímpetu, como a María Magdalena, a anunciar y a gritar, que Jesucrito está vivo, que ha resucitado, y está presente en el corazón y en la vida de cada persona.

 

Obispo Auxiliar de Monterrey y

Secretario General de la CEM

Banner Content
Tags: , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Publicidad

DI8